Cargando...

Que y como emprender

Iniciar un proyecto, plantea un riesgo que puede ser mucho menor cuando se tiene una idea clara de lo que se desea lograr.

Para todos mis clientes, al comenzar un proyecto, lo primero que hago es una pequeña entrevista que nos permita identificar los alcances que se pueden obtener, y esto lo consigo basado en 9 preguntas adaptadas del libro POP de Sam Horn.

1. ¿Qué estoy ofreciendo? ¿Qué estoy promoviendo, recomendando o tratando de vender?

2. ¿Qué problema resuelve mi idea o lo que ofrezco?

3. ¿Por qué vale la pena ponerlo a prueba o comprarlo?

4. ¿Quién es mi audiencia meta?

5. ¿Quién soy y cuáles son mis credenciales?

6. ¿Quiénes son mis competidores y de qué manera soy diferente de ellos?

7. ¿Qué resistencia y objeciones tendrá la gente hacia esto?

8. ¿Cuál es el principal propósito de mi comunicación?

9. ¿Qué quiero que haga mi audiencia como resultado de mi comunicación? ¿Dónde? ¿Cuándo?

Como ves, son preguntas muy simples pero que definen los elementos escenciales de lo que el proyecto busca ofrecer, y que, en ocasiones, llegan a estar fuera del punto de vista de quién lo ha creado, pues, desde su perspectiva, ya existe una necesidad y por tanto su proyecto tendrá éxito.

Con estas preguntas, la idea es que nuestro cliente articule rápidamente los aspectos esenciales de lo que ofrece y le permitirá posicionarse positivamente ante su audiencia meta.