15 Abr 2015

Alguien como tú

Alguien como tú

Alguien como tú no debería estar jugando afuera.

Allá en la intemperie, sin el cobijo oportuno de mis brazos.

Resulta inquietante.

O absurdamente relajante.

Como el sonido del arpa desgajando de a poco el silencio.

Podrías estar aquí.
Sería mas cómodo.

Encumbrarnos en una caricia suave,
que desafie los confines del alma,
que estremezca y haga vibrar al propio Dios,
y alla, en sus alturas, o donde sea que se encuentre
se vea obligado a mirar como el centro de su creación
se ha movido de donde estaba
y ha venido a parar a este sofá.

Mas específico a estos cuerpos.

Mas específico a este centímetro de nuestra piel.

Voy a salir de nuevo y llamarte por tu nombre.

Encarar el destino.
Desafiarle.

Celebrar un camino armado de reencuentros.
Invitarte a entrar.

Unirme al ritmo de tu respiración,
o integrarte a mis latidos,
simplemente estar aqui.

Vivir sencillamente,
sin prisas ni complejos,
sin carreras,
sin secretos,
armados de lo que se encuentra en nuestros brazos,
es decir,
de ti,
de mi.

Artículos relacionados